¿Qué es la protección de datos y a quién afecta?

UN ANTES Y UN DESPUÉS PARA LAS EMPRESAS

El Reglamento de la Unión Europea 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, suponen UN ANTES Y UN DESPUÉS en el Panorama de las organizaciones.

¿A QUIÉN AFECTA LA  NORMATIVA?

La normativa afecta a quienes afecta la legislación Europea en primer lugar, y, una vez delimitado el ámbito, afecta a quienes en el desarrollo habitual de su actividad tratan datos personales, ya sean organizaciones individuales, grandes o pequeñas, ya hagan tratamientos de mayor o menor riesgo, ya traten datos por cuenta propia o por cuenta ajena.

¿QUÉ FIN TIENE ESTA NORMATIVA?

Se quiere fomentar el intercambio de datos porque ello supone crecimiento y desarrollo de mercados, y mantener un EQUILIBRIO con los derechos y las libertades de las personas físicas. Es bueno que los datos circulen, pero no todo vale y por eso estas leyes están dirigidas a evitar la lesión de derechos y libertades de las personas físicas  y a sancionar muy duramente a los infractores.

PROCESO DE ADAPTACIÓN DE LAS EMPRESAS 

Las empresas han de cumplir los preceptos en relación a la protección de datos, y no solo por el endurecimiento de las sanciones ante una mala praxis, muchas veces inasumibles por la empresa, sino por una cuestión de responsabilidad, de ética y respeto a los derechos de las personas. Quien tiene una empresa ha de ser leal a quien le confía sus datos. Quien trata datos ha de cumplir unas normas no escritas de fidelidad, honor y gratitud. La organización no puede consentir acciones, omisiones, y descuidos que perjudiquen a sus clientes, a sus proveedores, a sus empleados o a cualquier tercero.